77574 4746vcm4 620x400.cropped

La poderosa razón que hizo posible el reencuent...

77576 dsc08647.cropped

TRANSMISIÓN DIGITAL EN VIVO: Rumbo al Debate co...

77575 transformacion gwilum pugh 2040 620x413.cropped

Increíble transformación: El joven que cambió s...

77577 dsc08732.cropped

VEA EN VIVO: Propuestas de Gobierno Municipal p...

71775 sgaga kj6g u40536826893ssg 624x385 diario vasco.web detail

La dramática muerte de un encantador de serpientes tras recibir un beso mortal

Esmitv

Hay amores que matan. En este caso, en unos seis minutos. Lo que tardó el veneno en paralizar los órganos vitales de este hombre que exhibía sus habilidades con los reptiles en una céntrica calle de la ciudad costera de Río Martín, al norte de Marruecos.

 

Parecía una jornada más en la existencia Miloud, de 49 años, que se ganaba la vida mostrando sus habilidades con unos reptiles que a muchos turistas les genera una mezcla de miedo y repulsión. A él no. De hecho, llevaba muchos años ganándose la vida con ellos, por lo que era de los más conocidos en la ciudad marroquí. Poco podía imaginar que el pasado lunes iba a ser traicionado por una de las serpientes que exhibía por unas pocas monedas.

 

En un gesto repetido mil y una veces, Miloud animaba a los turistas a sacarse una foto con un hermoso ejemplar. Pero, de repente, algo pasó. No se sabe si el animal tuvo un ataque de cólera o, por el contrario, lo único que pretendía era tener un cariñoso gesto con su dueño. El hombre, quizás más pendientes de atraer la atención de los presentes que de su mascota, no se esperaba que su serpiente le mordiera en la boca.

 

A partir de ese momento, la locura. En un vídeo captado por unos turistas que está dando la vuelta al mundo, el encantador de serpientes comenzó a retorcerse mientras sus labios se iban hinchando hasta alcanzar una forma grotesca. Todavía quedaba lo peor. Empezó a soltar espuma de su boca por el veneno, mientras sentía como la vida se le escapaba a cada espasmo. Seis minutos que parecieron seis horas de terrible agonía en la que los presentes no pudieron hacer nada por remediar lo irremediable.